¡El nuevo mazo de moda después de los nerfeos! ¿Quién iba a esperar que uno de los Príncipes serviría para algo? Pues si tuviste la (mala) suerte de que te tocara… ¡Aprovéchalo!

Mazo

Cómo jugarlo

Esto es un mazo aggro, por lo tanto hay que controlar la mesa lo justo para seguir metiendo presión al enemigo. La salida ideal es utilizar al Príncipe Keleseth combándolo con el Paso de las sombras en turno 1-2 (o con 2 Paso de las sombras si tienes la suerte). En los primeros turnos tu objetivo es jugarlo como un deck midrange, hasta que ganes ventaja gracias a los esbirros con stats mejoradas y empieces a controlar al contrario.

La presión que meten los piratas también es importante, y en turnos altos la Pesadilla ósea puede combarse con Parches si necesitas un finisher. Leeroy con el Paso de las sombras o Sangre fría también puede hacer mucho daño, y Edwin en turnos iniciales contra mazos control puede darte el empujón inicial necesario.

La Taumaturga umbría es un añadido al mazo que te permite combar con las otras cartas del deck: Pesadilla ósea, Destripadora puavil, Rompehechizos, etc. Es una carta que te ayudará en muchas situaciones.

 

Sustituciones

Una de las Pesadillas óseas se puede quitar, al igual que la Taumaturga umbría. Dos alucinaciones también es buena idea llevarlas. Leeroy no debería quitarse, y las Destripadoras y VanCleef tampoco. Un Trepador más es buena idea si vemos mucho aggro en ladder.

 

¡Espero que podáis aprovechar una de las legendarias inútiles (hasta ahora) de la nueva expansión!