Crucé el puente que conectaba las montañas Redridge con Duskwood, era un lugar donde había tantos árboles que la luz del sol apenas llegaba al piso, por eso siempre parecía de noche, allí los lobos blancos se asentaron pero más cosas sombrías acechaban en estos páramos…

Un góblin (nunca había visto a uno de su raza antes) estaba a un costado del camino vendiendo pociones, me detuve a comprar un par y me dirigí a Darkshire, un pueblo donde los humanos se asentaron por la relativa tranquilidad de la zona.

Darkshire/Villa Oscura, ciudad siempre en penumbra (notese que no dice “Blackshire”)

Tenía algo de hambre por lo que me fui un rato a la posada, y mientras me sentaba, en mi mente veía al dragón devorando y matando al Equipo Bravo, y resonaba la frase que Troteman me dijo antes de irme “el último miembro con vida del escuadrón” mientras miraba la bandana de John. De pronto el chef de la posada me llamó a su cocina, al parecer reconoció la bandana, me dijo que conoció a Keeshan hace mucho tiempo, y yo le expliqué lo que había pasado. Me dijo que con gusto me quedara en la posada pero que le hiciera un favor, al parecer los suplementos de carne de lobo y de araña se habían acabado, para preparar los 2 mejores platos de la posada requería esos ingredientes, fui a matar a estas bestias antes de reunirme con el actual alcalde que mandó la carta a Solomon, al terminar cené como un rey.

Al día siguiente…o eso creo, fui al ayuntamiento. La comandante Althea estaba en la entrada, me pidió eliminar más lobos que eran una amenaza directa para el poblado, también me dijo que al sur habían horrores y que si no se los mantenía controlados atacaban la ciudad en la noche.

Al terminar el trabajo me envió a investigar una torre abandonada donde al parecer había una luz, posiblemente alguien oculto allí, fui a revisar, encontrándome con ermitaño llamado Abercrombie, por alguna razón me sonaba familiar pero su rostro no me era conocido… hablé con él, me pidió que le consiguiera cabello fantasmal, que Madame Eva en Darkshire me ayudaría, bueno, igual iba a volver al poblado.

De camino a Darkshire un extraño vestido de túnica blanca me llamó desde una pequeña colina, me dijo que estaba construyendo un lente de aumento para poder ver las estrellas, me pidió traerle un espejo de una casa que fue atacada al sur de Darkshire, donde habitaba el fantasma de la residente, se llamaba Mary pero no era agresiva, pero antes, fui con Eva, me dijo que ya no tenia cabello de fantasma, pero me dio una especie de peine espectral, y me mandó con Mary a por su cabello, al parecer todo rondaba en esa casa al sur de Darkshire….

Mary la ciega, aun en su casa luego de muchos años

 

Llegue con Mary la ciega, aunque pese a estarlo podía sentir absolutamente todo, logré que se peinase pero al pedirle el espejo me dijo que no lo tenía, desde que murió lo habia dejado oculto y un necrófago lo había tomado y llevado al cementerio. Si lo eliminaba el espejo sería mio..

En el cementerio el necrófago parecía que no había comido en días, se lo veía hambriento y apenas me vio fue tras de mi, apestaba a podrido como cualquier necrófago pero este era mas fuerte que uno común, no fue sencillo vencerlo pero al final cayó y dejo el espejo en el piso, para finalmente poder volver a Darkshire, entregar el peine y el espejo. Madame Eva me dijo algo interesante al darme los cabellos fantasma, que estos se pueden usar para ligar a un lugar especifico a los espíritus, o también para dar vida a cosas inanimadas, que planeará hacer con esto Abercrombie… me pregunté mientras le llevaba el fantasmal objeto, por otro lado, le entregué el espejo a Viktori, ahora solo necesitaba unos lentes muy grandes, los únicos que conocía eran los del líder ogro al sur de Duskwood, tarea que dejaría para después. Finalmente avisé a la comandante Althea sobre la destrucción de los zombies en la casa de Mary, luego me mandó más lejos, donde  habían esqueletos más al sur de Duskwood, que también debían ser eliminados.

Recogiendo rosas y matando esqueletos en el cementerio de Darkshire

Primero fui con Abercrombie, estaba intrigado por saber que más quería. Me avisó que lo quería para alejar a los malos espíritus del lugar, y que el lugar era muy frío, me dijo que le trajera “jugo de zombie” que era un jugo especial que servían en la posada de Darkshire, una bebida extremadamente fuerte.

Fui a hablar con el tabernero, me dijo que rara vez servía esa bebida y que no tenia el componente fundamental que eran flores podridas, que normalmente nacen de cadáveres. Pues a limpiar esqueletos y recoger plantas, jejejej…cofcof.., tras una rápida limpieza volvi a informar a la Comandante Althea, me dijo que cuando hubiera algo más me avisaría. Con las plantas fui a la posada y me entregó el jugo de zombie, para finalmente volver con Abercrombie con la bebida que apestaba fuertemente, no podía tolerar su fétido olor mientras se derramaba un poco del vaso grueso cilíndrico.

Abercrombie esperando en la torre abandonada

Abercrombie estaba feliz, es más, parecía más joven, me contó un poco de que hacía antes, al parecer estaba recolectando unas flores al sur de Duskwood y los ogros lo atacaron, en plena fuga dejó su caja con sus pertenencias cerca de ahí, supuse que la caja me daría más pistas sobre que estaba haciendo ese viejo humano en esa torre olvidada, por ende fuí a la guarida de los ogros…

¿Qué me deparará más profundo en esta oscuridad permanente?, ¿por qué aumentaron los ataques de no-muertos/undead a Darkshire?, ¿Qué quieren los tipos del Night Watch/vigilia nocturna en este oscuro lugar?. Esto lo sabran en la siguiente parte.

Cap4: parte 2.- La Pelea del Night Watch

4 comments

  1. Agus L. Busquets

    Muy bueno, yo también disfruté mucho las misiones de Bosque del Ocaso y me sorprendí con el desenlace de la historia (:

  2. Swanheart

    Cuidado con el Huargen acechante… ^^

Comments are closed.