La hermandad Hombres peludos acaba de abrir sus puertas y recluta nuevos miembros con los que crecer y llegar a las cotas más altas del juego. Buscamos para completar nuestras filas a jugadores que cumplan con el siguiente perfil; Hombres de 28 años en adelante, Heterosexuales, y que sepan manejar su personaje. No admitimos niñatos, mujeres ni homosexuales.

No os preocupeis, hasta donde yo sé esa hermandad no existe y si por casualidad hay alguna que tenga ese mismo nombre, estoy seguro de que no se parecerá en nada a lo que yo he descrito, porque ¿Os imagináis la que se podría montar si alguien escribiese un mensaje de reclutamiento como este que he puesto yo? Os aseguro que los mismos empleados de Blizzard se encargarian de silenciarlo, porque según las normas de la empresa ese tipo de mensajes no están permitidos. Triste pero cierto.

No digo que sea triste que no se permitan actitudes machistas, homófobas y discriminatorias, porque permitir todo eso en pleno siglo XXI es una enorme estupidez. En cambio sí que me parece triste que la libertad de expresión y el entendimiento de una gran parte de los jugadores sigan potenciando la discriminación positiva, evitando de esa manera la tan reclamada igualdad de derechos que los colectivos minoritarios demandan.

Sí colectivos minoritarios, porque incluso sin tener estadísticas al respecto no creo que me equivoque mucho diciendo que la cantidad de mujeres y homosexuales que juegan a WoW es bastante inferior a la de hombres heterosexuales (los niñatos por suerte crecen), así que sintiéndolo mucho están en minoría ¿Significa eso que los demás podamos discriminarlos porque son pocos? Pues no, ni en broma, pero el que sean menos tampoco los hace especiales, ni les da ningún derecho que el resto no tenga.

En su momento yo mismo publiqué aquí una entrevista hecha a la líder de una hermandad exclusiva para chicas, una hermandad que tenía como objetivo unir a las chicas jugadoras para que pudiesen jugar juntas y hablar entre ellas. La pregunta que yo me hago al respecto de todas esas hermandades siempre es la misma ¿Son necesarias? Quiero decir ¿No pueden todos esos jugadores jugar con otros iguales que ellos sin tener que rechazar dentro de su grupo a los demás?. Esa es la cuestión de fondo ¿Es lícito que un grupo de jugadores tenga derecho a rechazar públicamente al resto?

No estoy hablando de nada que tenga un uso exclusivo dentro del propio juego, no me refiero en este caso a la habilidad o la experiencia manejando un personaje, sino al resto de factores que he nombrado más arriba. Para que os hagáis una idea os cuento una historia que seguramente la mayoría no llegó a ver; Hace unos años cuando aún teníamos los foros oficiales antiguos, en el foro español (europeo) una chica abrió un hilo quejándose de la actitud machista y discriminatoria que había sufrido por parte de una hermandad. Esa hermandad en concreto era una de las que busca llegar a lo más alto, de las que sólo querían entre sus filas a jugadores de alto nivel que además de saber manejar su personaje fuesen capaces de manejarse con la presión de estar raideando en los modos más difíciles. La chica que puso la queja en el foro cumplía con todas las características que pedía esa hermandad, buena jugadora, logros que demostraban sus aptitudes, buen equipo y experiencia demostrable… lo tenía todo menos una cosa, no era un hombre.

Esa era la única pega, que ella no era un hombre y en esa hermandad no admitían mujeres, ni niñatos (según sus propias palabras). Como podréis imaginar el revuelo que causó aquel hilo en el foro no fue pequeño, hubieron muchos comentarios de otros jugadores que apoyaban en su mayoría a la creadora del hilo, y durante casi todo el hilo un sentimiento generalizado de que aquello era discriminación y machismo. El resultado por si os lo preguntáis fue el esperado, Blizzard dejó la decisión de quien entraba en la hermandad en manos de su maestro igual que ha hecho siempre, y no tomaron medidas de ningún tipo porque en ningún momento insultaron ni faltaron al respeto de la jugadora que se quejaba.

Pero lo importante de verdad no es que Blizzard no tomase medidas, sino que la comunidad se lanzó a defender a la jugadora que se sentía menospreciada. ¿De verdad alguien cree que habría ocurrido lo mismo si una hermandad exclusiva para mujeres hubiese rechazado a un hombre? Ya os aseguro yo que no, como mucho se reirían del pobre jugador dudando de su hombría y animarían a las chicas a seguir adelante con su proyecto.

Esa es la gran diferencia, que mientras una hermandad creada con intención de unir a un grupo minoritario que no esté mal visto por la sociedad, suele provocar un sentimiento de discriminación positiva, el caso contrario provoca el rechazo máximo y está mal visto por todos. A mi me parecen igual de malas las dos opciones, y no porque no tengan derecho a jugar con quien quieran o a reunirse sólo con quienes consideran sus iguales.

Dentro del juego nada de eso debería de importar, y permitir que los criterios de edad, raza, sexo, religión, etc separen a los jugadores en grupos no será nunca (en mi opinión) una buena idea.